Vasconcelos "El Filsofo"


Maestro de las juventudes de Amrica le llamaron los estudiantes de Amrica del Sur, que vieron en el hombre que escriba una Metafsica y militaba en las filas de Madero la clave para entroncar el mundo ideal de la cultura con el mundo real de la vida patria. Prefiri siempre ser filsofo en el sentido platnico y por eso su magisterio se ejerci, sobre todo, a travs de su obra escrita. Maestro ,tambin por la magnfica y valiente defensa de su estirpe hispnica -bastara leer la Breve Historia de Mxico y De Robinson a Odisea- y por su manera fuertemente personal de encararse con los problemas filosficos; por las inestimables sugerencias que brinda y hasta por las violentas reacciones que suscita. Si cabe hablar de genios en Ibero Amrica, nadie con mejor derecho para ser clasificado as que el creador de la Filosofa esttica.

Esttica no es para v. el tratado de lo bello. Es algo muy diverso. Consiste en redimir el mundo fsico trocndole su ritmo de material en psquico. Los cuadros de, la Naturaleza, destinados a desaparecer, son salvados por el hombre que los conmuta en ritmo, armona y contrapunto. El amor, alma de la Esttica, es la fuerza que emprende la reintegracin de lo disperso a lo Absoluto. La ley del espritu (su funcin esttica) es realizar una coordinacin viviente de los heterogneos sin sacrificar la cualidad. Las imgenes vivas de las cosas las maneja el espritu humano en el crisol de su triple a priori esttico: ritmo, armona y contrapunto. Aqu reside la belleza. La operacin esttica, en esencia, radica en aislar la cosa de su ritmo nativo, a fin de incorporar su movimiento al ritmo del alma. Estamos en el reino del subjetivismo. Con mente kantiana, V. adopta las ideas de Nietzsche sobre la tragedia griega, convirtindolas en categoras; y aade a las dos categoras nietzscheanas de la belleza, apolnea y dionisiaca, una ms: la mstica. Cree V. que ha descubierto nada menos que un rgano esttico en el hombre. Este rgano, que posee un sentido de orientacin y que nos lleva a un equilibrio energtico de composicin, lo encuentra V. en los conductos semicirculares a donde convergen las impresiones cerebrales conscientes y las sensaciones internas o cenestesia, brotando de este concurso la unidad fundamental del yo.

El ser se manifiesta por caminos de emocin existencial (Metafsica, 1929). En la cosmologa emanatista y dinmica de V ., que niega implcitamente la extensin, el Universo se presenta como un cuerpo nico con irradiaciones emotivas. Todo es ser y todo, para ser, participa en una misma sustancia, aunque en diverso grado y calidad, segn su cercana del Ser Absoluto. Si la esencia de lo tico es el acto teleoklino que se rige por ciertas normas, tica ser, para nuestro filsofo, toda disciplina de vida, toda potencia que se traduzca en acto. Tambin en la tica (escrita en 1932) es fcil reconocer el platonismo de Vasconcelos. El Absoluto, ltimo y supremo fin de todo lo existente, atrae al hombre, libremente, para que redima y salve a la Naturaleza ciega sumida en la inconsciencia. La Naturaleza, sedienta de unidad redentora, es un dcil instrumento del hombre para la trasmutacin a planos espirituales.

En Filosofa, V. reclama el derecho a que se juzguen como originales suyas las tesis siguientes: a) La teora del apriori esttico, en la cual se afirma que el fenmeno de la belleza obedece a formas especficas, que son: el ritmo, la meloda, la armona y el contrapunto, independientes de las formas lgicas aristotlicas. (Salta a la vista la mera trasposicin de la estructura musical, por lo que no es nada original). b) La teora de la coordinacin mental que liga conjuntos heterogneos. Cuando pensamos en un objeto, p. ej., ponemos en un sector de la mente lo que. nos dicen de l la Fsica, la Qumica, la Literatura, y as la labor del filsofo consiste en coordinar esas esferas del conocimiento para lograr algo que ya no es logos sino armona. La verdad, en consecuencia, ya no es la reduccin de lo particular a lo general, piensa nuestro filsofo, sino el secreto de la coordinacin de valores irreductibles uno al otro, pero que se ligan por la vida y la accin, dando por resultado una existencia como armona. c) En su ensayo intitulado La Sinfona como forma literaria, V. lanz por primera vez la tesis de que el arte supone la combinacin de elementos heterogneos que se coordinan en forma no intelectual, sino armnica y esttica, a fin de producir efectos de conjunto, que son perfectamente inteligibles y adems sensibles y que no tienen nada que ver con las conclusiones lgicas de la mente. Esta tesis coincide con las ideas sobre la belleza del poeta Elliot, en sus Cuartetos, escritas como diez aos despus, segn lo ha hecho notar el filsofo norteamericano Philip Wheelwright.

Tomado de:
A. Basave Fernndez del Valle. La Filosofa de Jos Vasconcelos. Mxico. 1973. pp 315